Prerrafaelismo

 

Este movimiento artístico surgió a mediados del siglo XIX en Inglaterra en un intento por deshacerse del arte académico predominante. Ciertos jóvenes pintores, en un acto de rebeldía, pretendieron regresar al estilo de los primitivos italianos y flamencos, caracterizado, sobre todo, por un exhaustivo detallismo y por la luminosidad de los colores empleados. Fueron conocidos como “prerrafaelitas” porque se inspiraron en el arte dado con anterioridad a Rafael, en el estilo pictórico del Renacimiento, evocando temas legendarios de la Edad Media y de la Antigüedad de Grecia y Roma; también las pinturas del Romanticismo (William Blake, Heinrich Füssli…), con su simbolismo y misterio, influyeron en este nuevo movimiento.

 

Los objetivos principales del Prerrafaelismo eran, en primer lugar, expresar en los lienzos ideas verdaderas y sinceras, para lo cual era necesario observar con minuciosidad la Naturaleza, con el fin de plasmarla lo más realmente posible; buscar la perfección era otro de los fines de los prerrafaelitas. El estilo y los temas debían escogerse de entre épocas pasadas (los prerrafaelitas sintieron fascinación por el Medievo), eliminando así lo convencional.

 

La Naturaleza cobraba importancia en la época a causa de la expansión de la ciencia y de la historia natural, razón por la cual aparece como otro personaje en el lienzo prerrafaelita. Los fondos basados en la Naturaleza, llenos de detalles y gran realismo, quedan en un segundo plano ante la presencia humana, aunque generalmente existe un perfecto equilibrio entre la figura humana y el paisaje natural.

 

Dos de los principales representantes del Prerrafaelismo son John Everett Millais y Dante Gabriel Rossetti, cuyos lienzos reflejan las características pictóricas del movimiento.


 

John William Waterhouse, como uno de los pintores representativos de este movimiento artístico, plasma en sus obras las principales ideas prerrafaelitas: los temas clásicos griegos, romanos y medievales, el detallismo y realismo, la luminosidad de los colores, que contrastan en muchas ocasiones con sombras oscuras que inspiran misterio, los fondos basados en la Naturaleza, el primer plano con el protagonismo de las figuras humanas (femeninas en el caso de Waterhouse), etc.

 

Eco y Narciso. Waterhouse, 1903. Podemos observar las características prerrafaelitas: tema de la Antigüedad clásica, detallismo, realismo de la Naturaleza, luminosidad...
Eco y Narciso. Waterhouse, 1903. Podemos observar las características prerrafaelitas: tema de la Antigüedad clásica, detallismo, realismo de la Naturaleza, luminosidad...

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Juicer Reviews (martes, 23 abril 2013 07:26)

    This particular article was in fact exactly what I was in search of!