Impresionismo

 

En época de Romanticismo, en la primera mitad del siglo XIX, una serie de pintores impulsaron lo que se conocería como Impresionismo. Fueron los paisajistas ingleses románticos John Constable y William Turner los que sentaron las bases de este nuevo movimiento artístico; la obra de Turner Lluvia, vapor y velocidad (1844) ya puede considerarse impresionista en el estilo. Sin embargo, el artista precedente por excelencia de esta corriente fue Édouard Manet.


Lluvia, vapor y velocidad. Turner, 1844
Lluvia, vapor y velocidad. Turner, 1844

 

El apogeo del Impresionismo arrancó en, más o menos, 1873-74 en Francia, desde donde se expandió al resto de Europa a partir de la segunda mitad del siglo. El punto clave para el movimiento fue la pintura de Claude Monet (gran exponente del Impresionismo) Impresión: sol naciente (1872), que incluso daría el nombre a esta corriente artística.


Impresión: sol naciente. Monet, 1872
Impresión: sol naciente. Monet, 1872

 

La característica principal del Impresionismo se basa, sobre todo, en el uso de colores puros o primarios, sin mezcla, con el fin de plasmar en el cuadro la luz y el instante; de este modo, la forma queda relegada a un segundo plano y las sombras (claroscuro) desaparecen. Parece ser que lo que los impresionistas buscaban reflejar en sus lienzos era el sentimiento de placer.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Evelyn (viernes, 07 julio 2017 04:38)

    En impresionismo entraría la obra de la Dama de Shallot?

  • #2

    Evelyn (viernes, 07 julio 2017 04:42)

    Me equivoque, me refería al de The Magic Circle